¿Y ahora qué? Próximos pasos y consideraciones por Albert Salvany

Sin duda, el impacto del cambio de política monetaria impulsado por la FED ha impactado en los mercados de forma evidente. No ha sido quizás de una forma súbita, sino que se ha ido descontando paulatinamente, pero el aspecto de los gráficos indica claramente un cambio de tendencia.

Ahora que ya consolidamos ese cambio de escenario, la gran pregunta es hacia dónde nos dirigimos.

El gráfico del S&P 500 es totalmente representativo de la evolución del mercado y completamente replicable en la mayoría de los índices de renta variable. Queda evidente el cambio de situación dejando atrás el que parecía interminable escenario alcista.


Ahora mismo no podemos afirmar el escenario próximo, pero si que podemos decir que no será el mismo que el anterior.


Creo que ésta es una premisa que todos los inversores debemos tener en cuenta. Estamos en un momento de cambio de reglas del juego y de recomposición del escenario con una lógica recomposición de las carteras, que se irá viendo qué dirección toman en función del comportamiento del mercado, seguramente.

El rol de los activos refugio

Ya hemos hablado en diversas ocasiones de cómo se gestan esta serie de movimientos de profundo calado en el mercado: La primera señal siempre es una huida masiva hacia la liquidez (representada por el USD), y luego existen diferentes opciones en función del contexto y de la aparente seguridad que ofrezca el mercado.

En casos de incertidumbre, en esta segunda fase, los activos que ganan peso son los considerados activos refugio. En el caso tradicional, podríamos hablar de los bonos, o del Oro en mayor medida. Aunque sobre este tema, debemos matizar una cosa, y es que muchas veces tendemos a confundir los términos a nuestra conveniencia.

Realmente, hablamos de activo refugio cuando nos referimos a activos descorrelacionados con la mayoría del mercado o que son capaces de evolucionar en contra de la tendencia mayoritaria, pero eso no significa que sean activos estables con los que no se pueda perder dinero.

La falacia de la seguridad en los mercados

Esta situación actual es un ejemplo claro de lo que está sucediendo. El hecho de que basculemos nuestra cartera hacia activos refugio no nos deja exentos de riesgo. De hecho y de forma flagrante, ni siquiera la liquidez nos garantiza una mínima pérdida con los niveles de inflación actuales.

Así que debemos asumir que estamos ante un entorno complejo y hacer una gestión en base a estas premisas.

La opción del largo plazo

Ahora bien, no todo son malas noticias. La pregunta que siempre debemos hacernos en estas situaciones es si la devaluación de los activos es real. Deberíamos fijarnos en la etimología del término, pues devaluación proviene de valor, no de precio… que no son lo mismo.

Este análisis nos puede permitir identificar interesantes oportunidades a largo plazo. En muchos casos, el valor de los activos no es un 30 o 40% inferior al de hace apenas unas semanas, eso está claro. Por lo tanto, hay que prestar atención a estos descuentos.

Una gran oportunidad

Con paciencia y calma, podemos estar ante una gran oportunidad en los mercados, aunque aquí será vital no tener prisa por entrar. Hay que ver cómo las cifras macro se asientan, y para mi, en este caso va a ser muy importante este otoño. Seguramente nos dará la respuesta que buscamos y nos indicará si podemos empezar a buscar oportunidades.

…y para los más arriesgados, siempre está la situación actual, pero siendo conscientes del nivel de incertidumbre.

 

Albert Salvany.