TRADING SOCIAL por Albert Sanvany

Uno de los mantras que se repite al hablar de trading y de inversión son las analogías que podemos establecer entre nuestra cartera de inversiones con una cesta de huevos refiriéndose a la famosa fábula: Está claro que si pones todos tus huevos en una misma cesta corres el gran peligro de que si algo sucede, se rompan todos a la vez y pierdas todos los huevos que tenías.
Yo diría que es una expresión muy gráfica de lo que supone el riesgo, de ahí su gran efectividad. La visión de ver todos tus huevos desparramados por el suelo no es nada agradable…

Es la analogía perfecta para compararla al mundo de la inversión. No puedes tener todo tu capital en un solo lugar. Puesto que el riesgo cero no existe, tener una concentración excesiva significa incurrir en un importante riesgo de pérdida que puede ser incluso irreparable para nuestro patrimonio. De ahí que el mensaje siempre sea el de ‘repartir’ o diversificar el patrimonio para ponderar correctamente el riesgo de que se produzcan pérdidas en un producto determinado.

La experiencia nos dicta que la manera de afrontar esa diversificación puede llegar a ser más compleja y más importante para el conjunto que lo que hagas con una determinada estrategia de trading. Y es que, dentro de unos límites aceptables, es mucho más peligroso no gestionar correctamente el riesgo a nivel de portfolio que a nivel de estrategia. Siempre debemos contar con diversas estrategias para atacar el mercado. Esa variedad de opciones y planteamientos hará que nuestro conjunto sea mucho más fuerte y nuestro patrimonio esté mucho más seguro a largo plazo.

Pero muchas veces la pregunta que surge es: Si ya me es complicado llevar a cabo una estrategia, ¿Cómo puedo llegar a pensar en gestionar más de una? Es lógico y comprensible ver la dificultad que esto comporta, pero este hecho no disculpa el que debamos considerar seriamente esta posibilidad por los beneficios que ello conlleva.

La dificultad de gestionar un portfolio

Este planeamiento tiene unas dificultades añadidas, no lo vamos a negar, pero también existen soluciones para cada caso. Y es que trabajar de esta forma ofrece interesantes posibilidades desde muchos puntos de vista, pero aquí hay un colectivo que parte con mucha ventaja: los traders algorítmicos. Gestionar diversas estrategias de trading de forma simultánea es algo casi imposible de forma discrecional, pero con trading automático se puede hacer perfectamente.

¿Y si no soy trader algorítmico? ¿No puedo diversificar?

Pues esta misma pregunta tuvo respuesta hace unos años con la aparición de un fenómeno interesante: el denominado trading social

¿Qué es el trading social?

Para definir el concepto lo podríamos asociar a otras herramientas conocidas. Es el Google Play del trading. Los usuarios de teléfonos Android saben perfectamente de lo que estoy hablando. Cuando quieres instalarte una nueva aplicación, abres tu Google Play eliges y te la descargas.

Una aplicación de trading social es un lugar donde tienes a tu disposición multitud de sistemas de trading que te dan la opción de operar con ellos. Eliges el sistema que más te interesa, inviertes una determinada cantidad, y puedes operar con él de forma totalmente transparente. De forma que actualmente cualquier persona con un mínimo capital puede invertir en diversos sistemas de trading sin necesidad de programarlos o conocer cómo funcionan.

Evidentemente esto no es exactamente así, porque si bien no son necesarios los conocimientos para llegar a desarrollar los sistemas, sí que es imprescindible una base para comprender e identificar las opciones que más te interesen para conformar una cartera equilibrada y conforme a tus necesidades.

Con el trading social puedes llegar a crear tu propia ‘cesta de sistemas de trading’ con los que operar de forma indirecta, a cambio de ciertos costes evidentemente. Pero llegados a este punto, creo que es muy importante hacer la consideración de la necesidad de poder validar cada una de las propuestas, y para ello necesitamos la mayor información posible y además disponer de ciertas herramientas que nos ayuden en la tarea.

Es una propuesta muy interesante a la cual lleva tiempo adherido Sersan Sistemas a través de una de esas plataformas: Darwinex.

¿Por qué Darwinex? Pues principalmente por una razón principal: Porque Darwinex te da todas esas herramientas para poder hacer un seguimiento exhaustivo de la evolución de cada uno de los sistemas que ofrece, y como hemos visto, eso es lo más importante.

El trading social, una importante herramienta de diversificación

Es importante tomarse en serio esta propuesta. Ya no sólo podemos diversificar nuestro patrimonio invirtiendo en diferentes activos, sino que el trading social nos da la oportunidad de invertir en diferentes estrategias, incluso sobre el mismo activo.

Estrategias que pueden tener criterios radicalmente distintos, y gestionadas por distintos traders. El tener parte de tu capital que no esté gestionado por ti directamente como trader también es una importante herramienta de diversificación.

El trading social hace que no sea necesario acudir a una entidad financiera para diversificar, y además, puedes obtener beneficios usando sistemas concebidos y diseñados a partir de otro concepto del trading. Eso si, es muy importante tu criterio de selección, apoyado sobre todo en las estadísticas y los datos.

Por ejemplo, una propuesta interesante y de interés es la de Sersan Sistemas a través de su Darwin SYO, una manera de invertir la cantidad que proporcionalmente te interese, controlando el riesgo de tu cartera y logrando una enorme diversificación.

Con eso, al menos uno de los huevos ya no estará en la misma cesta…

Albert Salvany