TÉCNICAS DE GESTIÓN MONETARIA: CIERRES PARCIALES por Albert Salvany

Hemos hablado en múltiples ocasiones de la importancia de la Gestión Monetaria. Podríamos definir la Gestión Monetaria como tal a todas las actividades, acciones o estrategias encaminadas a controlar y disminuir el riesgo de nuestra operativa. La idea y el concepto siempre es el mismo: lograr una curva de rentabilidad constante al alza contando con períodos de alzas más prolongados que los periodos de bajas.

Esta frase tan simple que engloba un concepto tan claro es de una aplicación práctica sumamente difícil, como sabemos todos los que estamos o hemos estado introducidos en el mundo del trading.

Hoy vamos a hablar de una de las estrategias que podemos utilizar para disminuir ese riesgo de una forma objetiva y cómo podemos, además, que esto colabore para que nuestra curva de rentabilidad de la cuenta sea creciente: los cierres parciales.

¿QUÉ SON LOS CIERRES PARCIALES?

Es una práctica que podemos emplear en el trading para disminuir nuestro riesgo o exposición a mercado consistente en cerrar parte de una posición en el momento en el que se alcanza un objetivo determinado, tanto de pérdida como de beneficio. Esto permite reducir el riesgo de tener una posición abierta, a la vez que consolidar una parte del beneficio. Es un punto intermedio que nos permite seguir obteniendo ganancias en caso de que el movimiento se prolongue y reducir las pérdidas o la reducción de beneficios en caso de que el movimiento haya finalizado.

NUESTRA VISIÓN Y APLICACIÓN DE LOS CIERRES PARCIALES

Nosotros utilizamos los cierres parciales en nuestra estrategia de trading para mercado de divisas por una razón fundamental: la alta volatilidad en algunos momentos del mercado y la gran facilidad de los precios para darse la vuelta en ciertas fases de negociación. Después de múltiples pruebas la opción óptima para nuestra estrategia fue la de ir reduciendo posiciones paulatinamente para aminorar el impacto de un posible giro.

Si bien el principal motivo es la de aminorar el impacto de los posibles cambios de mercado, la aplicación de los cierres parciales tiene un pequeño problema e inconveniente, y es que el cálculo de objetivos a alcanzar para el cierre de cada parte de la posición disminuye el beneficio potencial en recorridos mayores al estar menos apalancado en el mercado. Ese es un problema que reduce considerablemente nuestros beneficios en casos de operaciones de largo recorrido y ese impacto no es nada despreciable, porque puede ser la diferencia entre una estrategia ganadora y otra perdedora.

Éste es el principal motivo por el que muchos traders descartan aplicar esta opción, y no les falta razón porque el impacto es muy grande. Cuando se nos presentó este problema, dudamos en si aplicar esta operativa u optar por otras opciones de control de riesgo.

OBJETIVO: DOTAR A LOS CIERRES PARCIALES DE FLEXIBILIDAD

El problema claramente es que los límites de objetivo para ejecutar cierres de parte de la posición pueden ser excesivo en algunos casos, y esa cantidad puede ser muy corta en otros. Por tanto, se hace absolutamente necesario dotar a esos límites de la flexibilidad necesaria que les permita adaptarse a cada situación de mercado. Los límites deberían ser más un ratio o porcentaje que no una cantidad absoluta de puntos. Por tanto, habría que buscar un algoritmo que fuera capaz de calcular de forma dinámica y en tiempo real esos objetivos adaptados de forma continua al sentimiento de mercado.

Como cualquier forma o cálculo, siempre hay que partir de determinados datos, y si queremos adaptarnos lo máximo posible al sentimiento de mercado en cada momento, el principal dato sobre el cual vamos a sustentar los cálculos debe ser referente al potencial que nos puede ofrecer el mercado: la volatilidad

En función de la volatilidad de cada momento nuestro sistema calcula los objetivos de mercado a alcanzar para cada uno de los cierres parciales. A medida que la volatilidad aumenta, también lo hacen esos objetivos y cuando la volatilidad se reduce, los objetivos son menores.

FUNDAMENTAL: ADAPTARSE AL MERCADO

Mediante este mecanismo de adaptación o flexibilidad, tenemos un sistema capaz de adaptarse a cada situación de mercado, realizando una gestión monetaria adaptada a cada contexto. Esto permite aprovechar el potencial de una estrategia de cierres parciales combinando con una adaptación que nos permite optimizar esos cierres según la situación de mercado.

POSIBILIDADES AL CÁLCULO DE OBJETIVOS

Naturalmente las posibilidades son múltiples e infinitas casi a la hora de diseñar nuestro sistema, pero sí que tiene que ser ligado a un dato que nos dé información sobre el recorrido potencial del mercado mediante un indicador técnico o similar, como es el caso de la volatilidad, pero creemos fundamental implementar un cálculo dinámico de esos objetivos por las razones expuestas. Los resultados mediante este método dinámico son mucho mejores y pueden adaptarse a cada estrategia utilizando fórmulas de cálculo de objetivos distintas

 

Albert Salvany.