QUO VADIS, FED? por Albert Salvany

La pandemia de COVID ha supuesto un duro golpe para la economía mundial. Hablando desde el punto de vista estrictamente económico los daños son muy importantes y tardarán tiempo en desaparecer. No en vano, la situación económica al inicio de esta pandemia ya era delicada de por sí, aunque en según qué circulos no lo pareciera.

Y es que desde el punto de vista de las política monetarias, aun estamos arrastrando las consecuencias de la anterior crisis de 2008. La crisis financiera acabó desenbocando en lo que se denominó en ese momento medidas no convencionales, y así… hasta ahora.

La política de la FED no ha logrado enderezar la situación y más de diez años después aun seguimos con un entorno de tipos anormalmente bajos. Esto tiene una influencia directa en toda la economía.

Es de suponer que dado el calificativo aplicado de no convencional a las medidas, éstas acabarían despareciendo, pero para eso deberíamos tener un entorno favorable para ir retirando las medidas de estímulo de forma segura y esa teoría no acaba de materializarse.

Pero es que además, si analizamos los datos con detenimiento, se observan detalles que nos indican que las cosas van en la dirección contraria.

Dentro de todo este contexto hay que tener en cuenta la importante referencia de la economía USA a nivel mundial, en donde sigue protagonizando un destacado papel. A esto hay que sumarle una posición afianzada de su moneda, el dólar en el comercio mundial y en el sector financiero especialmente

La espiral presupuestaria en la que se halla inmersa la administración norteamericana es una dinámica difícil de parar. Además, las proyecciones de las que disponemos no son optimistas en este aspecto.

Esto provoca que el ratio deuda sobre PIB se mantenga en el tiempo por encima del 100%. Esto imposibilita o dificulta enormemente que podamos ver cambios muy significativos en las políticas monetarias, más concentradas en cubrir el gasto creciente y cumplir con el pago de intereses de la deuda.

Si hacemos un paralelismo con una empresa, la preocupación es doble, porque las partidas que más crecen son las correspondientes a Gastos Obligatorios, no sujetos a modificaciones o aplazamientos.

Si proyectamos estos datos a futuro, nos confirman que el crecimiento proyectado del PIB no llevará a cubrir el nivel de gastos, por lo que no es posible aplicar políticas que permitan reducir ese déficit a no ser que se acometan profundas reformas con un alto coste a distintos niveles (social y económico), o que se reduzcan drásticamente partidas consideradas imprescindibles para la propia seguridad, como el  gasto militar.

Análisis y conclusiones

Creo que los datos mostrados son de suficiente peso como para tener en cuenta un escenario de prolongación de estas medidas de expansión monetaria sine die. Para nada el resto de lo que conocemos como mundo Occidental o Primer Mundo está en una situación diferente, de una forma u otra.

Esto plantea fuertes incógnitas o alternativas, a pesar de que los mercados siguen ajenos y nos dibujan una clara tendencia alcista en el largo plazo.

¿Podrá mantenerse la dinámica actual en los mercados?

Es difícil de decir… Lo que parece claro es que con este escenario y las medidas expansivas actuales va a ser complicado que desaparezcan en su totalidad, o como mínimo lo harán muy lentamente dado el frágil equilibrio actual y futuro de las cuentas que provoca que cualquier nuevo impacto en la economía tenga un efecto inmediato.

Creo que es una interesante reflexión que hay que tener presente cuando analicemos nuestra estrategia en los mercados y sobre todo a la hora de definir nuestro riesgo. Existe un riesgo que cada vez es menos perceptible, pero que no deja de ser real:

Y es que quizás… simplemente todo lo que vemos ahora es un espejismo, y el problema vendrá cuando se desvanezca. El problema de forma clara es que no existe una vía de escape clara y fácil a esta situación para mantener al menos, parte de nuestro patrimonio a salvo. Ni tan sólo la liquidez nos puede salvar en un escenario deflacionario.

Pero, ante esta situación, alguien dirá…

Pero para eso somos traders… para buscar soluciones de inversión alternativas
Abrir chat