LOS CFDS A EXAMEN por Albert Salvany

Recientemente hemos visto publicadas noticias alrededor de uno de los productos más utilizados en el trading por parte de pequeños inversores y personas que se inician en esta disciplina: los contratos por diferencias o los CFD.

Parece ser que los reguladores europeos están preocupados por el alto nivel de pérdidas que sufren algunos inversores con este tipo de producto, y de forma paralela a la prohibición de otros productos como las Opciones Binarias, han restringido la normativa de comercialización de los CFD’s.

Pero realmente… ¿podemos identificar un producto financiero concreto como directamente perjudicial para el inversor? En el caso concreto de los Contratos por Diferencias más bien se trata de un caso de mala aplicación o mal uso, según mi opinión.

Este va a ser el primero de una serie de artículos que pensamos dedicar a conceptos que creemos fundamentales para asentar y construir una forma de operar en los mercados solvente y con posibilidades de éxito. En esta ocasión hablaremos de uno de los productos más populares, el CFD.

ANATOMIA DEL CFD

El CFD o Contrato por Diferencias es un tipo de producto derivado, emitido en mercados no regulados. Como producto derivado entendemos un producto financiero cuyo precio depende directamente del precio de otro activo denominado subyacente, y que además su compra no significa la titularidad ni adquisición de ningún título o derecho de ese activo subyacente. Tenemos por ejemplo CFD’s sobre el EURUSD que tienen un precio relacionado directamente con el precio de la divisa en los mercados internacionales.

El Contrato por diferencias como su nombre indica se basa en la diferencia existente entre el precio de compra y el precio de venta de un activo. Es meramente especulativo en este sentido y como contrato es un acuerdo entre dos partes, el emisor del contrato y el cliente, en el que ambos acuerdan liquidar el mismo por diferencia de precios al cerrar la posición o llegar al vencimiento del mismo sin que se produzca una renovación.

Estos contratos tienen una propiedad característica que los hace atractivos para el inversor retail, el pequeño inversor con capitales reducidos y es el llamado apalancamiento financiero, es decir poder invertir un múltiplo de veces de tu capital nominal, por lo que se multiplican tanto el potencial de beneficio como el potencial de pérdida.

De esta larga definición vamos a destacar tres aspectos principales:

  • Mercados no regulados u OTC (Over the counter). Esta es la denominación que recibe el mercado creado por una entidad que no está abierto a todo el público, sino que está restringido a sus propios clientes, y dónde el creador de mercado emite y ofrece los diferentes contratos bajo unas condiciones que el propio emisor diseña, ajustadas al marco legal y regulatorio pertinente. EL creador de mercado diseña y emite el contrato, que es adquirido por un cliente para realizar una operación financiera. EL creador de mercado siempre es uno de los componentes de la transacción financiera.
  • Liquidación por diferencias. Como hemos comentado, en el caso del CFD, estamos ante un contrato en donde las dos partes asumen el compromiso al cierre de este de liquidar la diferencia de precio entre compra y venta, a favor de la parte que tenga un resultado positivo. En ningún momento este contrato prevé que al final del mismo se produzca la entrega de ningún bien o activo considerado como subyacente.
  • Apalancamiento financiero. Sin duda, la característica más definitoria del producto y el polo de atracción más poderoso para su uso. El apalancamiento permite a un inversor introducirse y operar en mercados que le resultarían inalcanzables con un horizonte potencial de beneficios atractivo. La parte oscura es que el potencial de pérdidas también es enorme.

VENCIMIENTOS

Como hemos comentado, el CFD al final es un contrato o compromiso, y como tal debe estar delimitado en el tiempo, tiene una vigencia determinada. Aunque los CFD’s comercializados habitualmente son mayoritariamente de un tipo determinado, hay que tener en cuenta los tipos con los que nos podemos encontrar:

  • Es un contrato de vencimiento diario, con duración de 24h. La mayoría de CFD’s existentes son de este tipo y esto supone que al final del día, o superada la llamada Hora de Corte, nuestro contrato vence y tiene que ser liquidado por diferencias, a no ser que se renueve.
  • Contratos con vigencia de más de un día. Utilizado mayoritariamente en otros productos derivados, como los futuros u opciones. Su periodo de vida es bastante más largo que en el caso de los contratos Spot.

Como veremos en el próximo punto, la duración del contrato es un tema importante a tener en cuenta a la hora de usar estos productos.

COSTES DE OPERATIVA

Los costes de uso del producto vienen repercutidos en dos momentos diferentes de la vida del mismo:

  • Tanto en el momento de compra como de venta del contrato, se aplica al precio de mercado un diferencial o spread, a favor del creador del producto. Es decir, una diferencia de precio que se carga a la cuenta del cliente como comisión por operación. Esta comisión es “invisible” a los ojos del cliente por no quedar constancia en ningún lugar de la cantidad aplicada en concepto de comisión.
  • Al momento de vencimiento del contrato, el emisor te cobra una cantidad en concepto de intereses derivados del capital prestado por el apalancamiento. En los CFD’s el vencimiento del contrato diario lleva implícito la contratación de un nuevo contrato por la misma duración. Es lo que llamamos Rollover. Por tanto, en los casos de contratos spot tenemos un pago de rollover diario al final de cada jornada por cada una de las posiciones que tenemos abiertas.

TIPOS DE OPERATIVA

La estructura de los contratos por diferencias permite una flexibilización de la operativa, pudiendo operar al alza o a la baja. Lo que conocemos como operativa a largo y a corto. La operativa a largos es lo que consideramos operativa tradicional, mientras que la operativa a cortos permite ganar en mercados bajistas efectuando primeramente la operación de venta y cerrando la posición con la operación de compra.

En la próxima entrega hablaremos de la operativa que mejor se adaptan los cfd’s y el motivo. No os lo perdáis porque es la base de un trader ganador saber utilizar las herramientas que tiene a su alcance de la forma correcta y en el entorno adecuado.

Albert Salvany