LA INTERPRETACIÓN CORRECTA DEL CORTO PLAZO por Albert Salvany

Dentro de esta serie de artículos dedicada a sentar las bases para crear una operativa sólida y consistente, hoy queremos analizar la operativa a corto plazo. Una correcta lectura e interpretación de este tipo de operativa es fundamental para tener una larga vida en los mercados, ya que aquí más que en otro sitio, los errores se pagan caros.

Si hiciéramos una encuesta sobre el tipo de operativa a traders retail que operan con cuentas de tamaño más bien modesto, la mayoría te contestaría que opera en el corto plazo. Y es que la mayoría de vehículos financieros que existen actualmente para este tamaño de cuentas están pensados para este marco temporal, limitados a él en muchas ocasiones por varios factores principalmente el de su coste, cosa que favorece la rapidez en el cierre de posiciones.

Como siempre hemos comentado, cuando existe una disfunción o ineficiencia en el mercado, es muy fácil achacar ésta a determinados productos financieros. Pero salvo determinadas excepciones de productos que son claramente una estafa, en el resto no se hace más que cubrir otras carencias que en muchas ocasiones son del propio operador.

El trading es una actividad muy sistemática que necesita de un alto nivel de formación, pero no necesitas ningún carnet o acreditación para comprar y vender en los mercados, por tanto, es una actividad de libre acceso, y entra dentro de los criterios éticos del bróker y del regulador en última instancia, imponer ciertos controles y límites a la operativa para proteger al inversor.

Evidentemente un intermediario vive de las comisiones que genera, y es algo completamente lícito. Los brokers son nuestros intermediarios entre nosotros y el mercado y es conocido que por cada operación que hacemos ellos ganan su correspondiente comisión. Es evidente por tanto el interés que puedan tener algunos en favorecer la suficiente cantidad de operativa en cada cuenta para generar el correspondiente retorno. Ya entra en la ética de cada uno la manera de conseguir este objetivo o de incentivar al cliente para que opere.

Por el lado del trader, debemos contar con una operativa sólida y definida que nos marque claramente nuestros momentos de entrada y salida al mercado y seguir sistemáticamente la estrategia, no dejándose influir por factores externos a la hora de operar.

Este escenario, tanto desde el punto de vista de costes como de incentivos, favorece claramente un tipo de operativa ágil, dinámica y rápida como la intradía. Una operativa que puede adaptarse y realizarse en base a unas premisas cerradas de una estrategia de trading, pero que en traders sin la suficiente formación o experiencia, puede convertirse en una máquina de generar comisiones por volumen negociado.

¿Significa esto que la operativa intradía es perjudicial? En absoluto. Ningún marco temporal o producto es nocivo por sí mismo. Si que puede serlo la forma de utilizarlo, o la forma de operarlo. La operativa intradía tiene una serie de exigencias que pueden hacerla prohibitiva a determinados perfiles por que supone la gestión de un nivel de riesgo para el cúal no están preparados. Sin embargo, de forma inconsciente o no… todo el mercado tiende a incentivar este marco temporal, porque beneficia de forma importante a ciertos actores.

Todos estos motivos nos conducen seguramente a una interpretación o utilización errónea de la operativa a corto plazo, tanto en términos del tipo de operador que la realiza como seguramente la forma de realizarla. La ignorancia y poco análisis de los riesgos que se incurren, el alto volumen (excesivo la mayoría de los casos) de operativa que multiplica ese riesgo, el tamaño reducido de las cuentas, el hambre por los beneficios rápidos alimentada a su vez por ciertas publicidades y la poca resistencia desde el punto de vista psicológico del operador son ingredientes de una receta cuyo resultado acaba siendo siempre el de las pérdidas. Y el gran peligro de esta operativa es que, dado que trabajamos con cuentas con apalancamiento financiero, podemos incurrir de forma rápida y súbita en importantes pérdidas para nuestra cuenta de trading.

Si queremos desarrollar una operativa sólida y con garantías debemos ser conscientes de todos estos factores. Si descartamos la operativa intradía, que sea por factores técnicos o relacionados con nuestra forma de operar o nuestro tipo de estrategia, pero que no sea por achacar a una forma de operar en los mercados nuestras propias carencias como traders.

Albert Salvany