¿ES NUESTRA ESTRATEGIA ESCALABLE? por Alberto Barea

Supongamos que, después de mucho empeño, hemos conseguido ser rentables de forma consistente en los mercados financieros. Es posible que hayamos conseguido una cartera de estrategias equilibrada y bien diversificada, que no solo logra ser rentable, además lo logra de tal modo que consiguen una curva de crecimiento estable y sin grandes sobresaltos.

Una vez hemos sido capaces de hacer crecer nuestra cuenta de modo que nos permite iniciar una carrera profesional, pasamos al siguiente estadio. En este nuevo estadio, ponemos nuestra habilidad al servicio del capital de otros inversores. A partir de aquí, comienzan a surgir nuevos problemas y puede que lleguemos a un punto en el que nos hagamos la pregunta: ¿es nuestra estrategia escalable?

La escalabilidad de una estrategia consiste básicamente en la capacidad de aplicar el mismo método que hemos empleado con anterioridad a una cuenta digamos pequeña, a una cuenta de un tamaño mucho mayor. Es decir, si nuestra ventaja competitiva, o mejor dicho la de nuestra estrategia, soporta órdenes de entrada y salida en los mercados de un tamaño mucho mayor, sin alterar la señal del sistema, de modo que su ventaja competitiva se vea diluida.

Es muy común que estrategias que funcionaban de forma muy rentable con un tamaño de posiciones determinado, ven como esta rentabilidad va desapareciendo a consecuencia de la introducción de posiciones mucho mayores que distorsionan la oferta y la demanda del activo operado, debido a su escaso volumen.

En Darwinex es posible apreciar este efecto al observar cómo Darwins extremadamente rentables durante mucho tiempo, comienzan a sufrir problemas progresivamente, que habitualmente se deben al aumento de la cantidad de capital gestionado. Los problemas que suelen aparecer van desde la divergencia de rendimiento entre el conseguido por el propio Darwin y el obtenido por sus inversores a, en casos más graves, la rotura total o parcial del propio Darwin.

Para poder consultar el límite de capacidad de un Darwin, Darwinex dispone de un atributo invertible llamado Cp en el cual podemos consultarlo. A la hora de abrir una posición como inversor en un vehículo invertible como puede ser un Darwin, este es un concepto para tener muy en cuenta, ya que multitud de estrategias empleadas en distintos Darwins muestran cierta fragilidad a su tamaño.

En el caso de nuestro Darwin SYO, se puede comprobar como nuestras estrategias son capaces de absorber una gran cantidad de capital. De momento estamos muy lejos de alcanzar el límite de capacidad, que actualmente se sitúa en 1.500.000.000€.

Para concluir, teniendo esta herramienta de análisis disponible, es importante utilizarla ya que puede que entremos en un vehículo de inversión esperando un determinado desempeño que difícilmente va a poder continuar, debido a la aproximación a su límite de capacidad. En el caso de SYO, todavía se encuentra en una posición de capacidad muy cómoda, aunque no nos relajamos y seguimos trabajamos para mejorar sus estrategias.

Alberto Barea