El comportamiento del inversor de SYO

Hace un tiempo que nos llega que circula la idea entre el entorno de Darwinex que muchos inversores en Darwins invierten mal y que acaban obteniendo peores resultados que los Darwins que operan. Hemos decidido aportar nuestro punto de vista como traders ya que tenemos los datos de lo que hacen nuestros inversores en SYO. Es importante dejar claro que lo único que podemos ver son las operaciones que hacen en nuestro Darwin, sin saber ningún dato que identifique al inversor, solo sabemos su Nick, nada más.

En primer lugar, en nuestra opinión hay bastante de cierto en esa idea. Evidentemente no todos los inversores hacen lo mismo afortunadamente, muchos otros lo hacen bien, pero sí que hay un grupo muy numeroso de ellos que hacen trading constantemente en nuestro Darwin, tratando de entrar en los momentos que creen que va a subir y salirse cuando creen que va a caer. Nuestra impresión es que pocos, muy pocos, consiguen mejorar el resultado del Darwin haciendo trading, la aplastante mayoría de los que entran y salen con cierta frecuencia lo acaban haciendo peor, incluso en un año en que, hasta la fecha, no está siendo nuestro mejor año y hemos tenido muchos vaivenes con un comportamiento muy lateral.

Se suele comentar que muchos inversores entran mal en los Darwins y no estamos totalmente de acuerdo en ello. Es cierto que hay algunos inversores con tendencia a entrar en máximos y a salir en mínimos, pero el problema real está en la salida, no tanto en la entrada. Es imposible saber cuándo entras en cualquier inversión si será el máximo de un cierto tiempo o no, pero muchos analistas recomiendan entrar en Draw Downs para evitar esto (Un DD es la caída desde un máximo a un mínimo). No decimos que esto esté mal, pero en nuestra opinión lo mejor es entrar en diversas entradas parciales, de esta forma se elimina el riesgo de entrar en máximos cuando se inicia una corrección. Otra opción recomendable es hacerlo periódica y sistemáticamente (por ejemplo, cada primero de mes o cada fin de trimestre, etc.) independientemente del precio del Darwin.

Centrémonos entonces en las salidas. Una tipología de inversor que se repite mucho es aquel que deja correr las pérdidas, pero no los beneficios. Suele entrar tras un largo periodo de subida cerca del inicio de una corrección, en máximos o cerca de máximos, aguantan la corrección con sufrimiento, pero no suelen vender en la caída. Cuando el Darwin recupera y se acerca o supera su precio de entrada cierran la posición y respiran satisfechos por hacer salvado el trade. No se dan cuenta que su ecuación rentabilidad/riesgo ha sido ruinosa. Han aguantado el Draw Down, han estado sufriendo y perdiendo bastante dinero y casi no han ganado nada o incluso nada en ningún momento, es decir, han soportado más riesgo que rentabilidad obtenida en cualquier momento de la vida del trade. Lo peor es que en muchos casos el Darwin sigue subiendo y se pierden la subida posterior a la corrección. Tras un tiempo subido se reinicia la pauta, el inversor vuelve a entrar habiéndose perdido un buen tramo, el Darwin corrige, etc.

Una variante a este inversor es aquel que entra del mismo modo, pero cierra mediante stop loss cuando las pérdidas son importantes para él (supongamos un 10%) Esto no es malo en absoluto, de hecho, es recomendable tener stop en cualquier inversión. El problema es que el stop debería ser aquel que certificara que la confianza en el activo invertido está rota o, dicho de otro modo, creamos que ya no funciona. Fijar este stop en un Darwin no es fácil y quizá es mejor decidir si se ha perdido la confianza por otros factores que no son caer una determinada cantidad (tampoco lo es en nuestra opinión el Darwinex Score que favorece o perjudica a distintos tipos de estrategias frente a otras). Aun así, si se quiere fijar stop en base al DD, este nivel debería superar el 20% o incluso el 25%, porque una inversión a VAR 10 mensual al 95% de confianza (es el nivel de riesgo fijado por Darwinex para todos los Darwins) puede tener perfectamente un nivel de Draw Down de este tipo sin ello indicar que el Darwin esté “roto”.

Volviendo a nuestro inversor tipo, cierre en el nivel de caída que cierre, lo que agrupa a este tipo de inversor es que ya no suele reentrar hasta mucho más arriba como ocurre en el primer tipo. Salen en la caída, pero no reentran en la caída más abajo o en la posterior recuperación más arriba. Este es uno de los problemas de salir de una inversión que no está rota, que solo está haciendo una corrección más como tantas otras ha hecho y hará en el futuro, que en muchos casos hay que reentrar y no siempre se puede hacer a mejor precio que se ha salido. En muchas ocasiones hay que estar dispuesto a reentrar más arriba al precio que se salió y a muchos inversores les cuesta hacer esto. Al final terminan haciéndolo, pero como en el primer inversor tipo, entrando mucho más tarde y perdiéndose también un buen tramo de subida. Cerrar no es un problema en sí, cada inversor tiene una aversión al riesgo y es comprensible que se cierre cuando se está perdiendo una determinada cantidad. Pero hay que estar dispuesto a reentrar si el Darwin se va para arriba.

Un tercer tipo de inversores es aquel que solo entra en Draw Down, algo no necesariamente malo e incluso bueno, pero que tras entrar sale muy rápido en la subida con relativamente poca ganancia. Con el tiempo se va apreciando un aumento en este tipo de inversores que compran o acumulan en las caídas. Estos suelen hacerlo bien, ganan dinero, aunque en su aplastante mayoría mucho menos que el Darwin. Este año esta estrategia no ha ido mal ya que hemos corregido con más frecuencia que el año pasado y los tramos de subida no han durado mucho tiempo, algo que no ocurrirá siempre, volveremos a ver con seguridad tramos de subida sostenida en el tiempo y en esos momentos esos inversores se quedarán fuera con mucha probabilidad.

En definitiva, muchos inversores activos en nuestro Darwin lo hacen peor que el Darwin. Incluso hay varios casos extremos, inversores que han repetido la pauta primera o segunda en varias ocasiones y habiendo operado en SYO desde principios de 2018 acumulan pérdidas cuando SYO ganó un 32.60% en 2018 y de momento gana algo más de un 9% en 2019. Si sales hay que estar dispuesto a reentrar.

Invertir no es fácil y hacerlo de forma activa aún menos. En nuestra opinión operar la curva de un Darwin no tiene demasiado sentido. No olvidemos que SYO es una unión de estrategias, actualmente 4 en 2 activos distintos, Nasdaq y Oro (en un futuro no muy lejano añadiremos más). Hay momentos en que lo hace un activo bien y otro mal, en otros momentos lo hacen los dos activos bien o los dos mal y lo mismo para cada sistema individual. La curva del Darwin no es fruto de la oferta y de la demanda como en cualquier activo cotizado, sino es fruto del comportamiento de nuestras estrategias en esos activos más el motor de riesgo de Darwinex que trabaja entre el trader e inversor.

Si confías en SYO probablemente la mejor estrategia posible es Comprar y Mantener.

Good Trading!

Sersan Sistemas.