DONDE ESTAMOS LA TEORÍA DEL DOW por Lluís Benguerel

Hoy hablaremos de la teoría del Dow para ver donde creo que estamos a día de hoy.

Empecemos porque es la teoría de Dow.

Cualquier intento de rastrear los orígenes del análisis técnico conduciría inevitablemente a la teoría de Dow. Si bien tiene más de 100 años, la teoría de Dow sigue siendo la base de gran parte de lo que hoy conocemos como análisis técnico.

La teoría de Dow se formuló a partir de una serie de editoriales del Wall Street Journal creados por Charles H. Dow desde 1900 hasta su muerte en 1902. Estos editoriales reflejaban las creencias de Dow sobre cómo se comportaba el mercado de valores y cómo el mercado podía usarse para medir la salud del entorno empresarial.

Debido a su muerte, Dow nunca publicó su teoría completa sobre los mercados, pero varios seguidores y asociados han publicado trabajos que se han expandido en los editoriales.

Los trabajos Dow se centraban en describir el comportamiento del mercado, sin adoptar a priori una decisión de aprovechar la evolución futura de los valores. Nunca intentó anticipar las tendencias, sino que buscó reconocer la aparición de mercados alcistas o bajistas.

Hay seis componentes principales de la teoría de Dow. Se resumen brevemente aquí:

  1. El mercado descuenta todo. La teoría de Dow opera según la hipótesis de mercados eficientes, que establece que los precios de los activos incorporan toda la información disponible. En otras palabras, este enfoque es la antítesis de la economía del comportamiento. Potencial de ganancias, ventaja competitiva, competencia administrativa: todos estos factores y más tienen un precio en el mercado, incluso si no todas las personas conocen todos o alguno de estos detalles. En lecturas más estrictas de esta teoría, incluso los eventos futuros se descuentan en forma de riesgo.
  2. Hay tres tipos de tendencias de mercado. Los mercados experimentan tendencias primarias que duran un año o más, como un mercado alcista o bajista. Dentro de estas tendencias más generales, experimentan tendencias secundarias, a menudo trabajando en contra de la tendencia principal, como un retroceso dentro de un mercado alcista o un repunte dentro de un mercado bajista; estas tendencias secundarias duran de tres semanas a tres meses. Finalmente, hay tendencias menores que duran menos de tres semanas, que son principalmente ruido.
  3. Las tendencias principales tienen tres fases. Una tendencia primaria pasará por tres fases, según la teoría de Dow. En un mercado alcista, estas son la fase de acumulación, la fase de participación pública (o gran movimiento) y la fase de exceso. En un mercado bajista, se les llama fase de distribución, fase de participación pública y fase de pánico (o desesperación).
  4. Los índices deben confirmarse entre sí. Para que se establezca una tendencia, Dow postula, los índices o los promedios del mercado deben confirmarse entre sí. Dow utilizó los dos índices que él y sus socios inventaron, el Dow Jones Industrial Average y el Dow Jones Transportation Average, en el supuesto de que, si las condiciones comerciales eran de hecho saludables, como podría sugerir un aumento en el DJIA, los ferrocarriles se beneficiarían de mover la carga que requiere esta actividad comercial. Si los precios de los activos subían, pero los ferrocarriles estaban sufriendo, la tendencia probablemente no sería sostenible. Lo contrario también se aplica: si los ferrocarriles se están beneficiando, pero el mercado está en una desaceleración, no hay una tendencia clara.
  5. El volumen debe confirmar la tendencia. El volumen debería aumentar si el precio se mueve en la dirección de la tendencia principal, y disminuir si se mueve en contra de ella. El bajo volumen indica una debilidad en la tendencia. Por ejemplo, en un mercado alcista, el volumen debería aumentar a medida que el precio sube, y caer durante los retrocesos secundarios. Si, en este ejemplo, el volumen se recupera durante un retroceso, podría ser una señal de que la tendencia se está invirtiendo a medida que más participantes del mercado se vuelven bajistas.
  6. Las tendencias persisten hasta que se produce una reversión clara. Las reversiones en las tendencias primarias se pueden confundir con las tendencias secundarias. Es difícil determinar si un repunte en un mercado bajista es una reversión o un rally de corta duración a lo que seguirán los mínimos aún más bajos, y la teoría Dow advierte cautela, insistiendo en que se confirme una posible reversión.

El volumen de negociación debe confirmar la tendencia

Un volumen de negociación elevado es necesario para confirmar la tendencia. A partir de este postulado se desprende que el volumen debe aumentar cuando el precio se mueve en la dirección de la tendencia y disminuir cuando el precio se mueve en la dirección opuesta de la tendencia. Por ejemplo, en una tendencia alcista, el volumen debe aumentar cuando el precio sube y bajar, cuando el precio cae, en caso contrario, en una tendencia bajista, el volumen debe aumentar cuando el precio baja y bajar, cuando el precio sube.

¿Y dónde estamos ahora?

Pues si en los próximos meses no se rompen máximos en los índices mundiales parece que llevamos todo el año en fase de distribución.

Por ello, aunque creo que vamos a tener un verano tranquilo prudencia para el próximo otoño. Y recuerda trabajar siempre con stops. Ya que podríamos estar cerca del fin de uno de los ciclos alcistas más grandes de la historia.

Lluís Benguerel