Diversificación con activos correlacionados y descorrelacionados por Albert Salvany

“La clave en el trading es controlar el riesgo”

“La diversificación es un sistema útil para disminuir el riesgo en el mercado”

“No hay que meter todos los huevos en la misma cesta”

Son frases muy repetidas y muy conocidas cuando se habla de trading. Realmente lo que expresan forma parte de la base de toda actividad de operativa en los mercados que pretenda ser solvente y robusta a largo plazo.

Son conceptos sencillos en la teoría, pues el papel lo aguanta todo. La práctica acostumbra a ser más compleja que la teoría. En este caso daríamos por válida la primera sentencia. Es vital controlar el riesgo de nuestra exposición a mercado. Esto se hace sobre todo procurando no entrar en prácticas que nos hagan operar en exceso, una de las peores lacras para un trader.

Si trabajamos con un solo activo en el mercado, estamos concentrando nuestras opciones en una sola baza, con todo lo que eso conlleva. De ahí el argumento de la conveniencia de la diversificación.

La aplicación práctica de la diversificación puede plasmarse de distintas formas distintas que pueden ir desde trabajar con una estrategia en varios activos, como en concentrar en una cartera estrategias que trabajen con un solo activo. Como podemos ver, el abanico de posibilidades es realmente amplio, y habrá que buscar la solución más conveniente a nuestras necesidades.

Así podremos evitar ‘concentrar los huevos en la misma cesta’ y evitar que, si esta se nos cae, perdamos todo nuestro capital.

COMO CREAR CARTERAS DE ACTIVOS.

Ahora que parece que tenemos claro que debemos trabajar con carteras de activos de una u otra forma, tenemos que establecer un criterio de elección de estos activos para trabajarlos en conjunto.

Y la gran pregunta es cómo tenemos que hacerlo. Dentro del espíritu que invoca esa diversificación podemos dar un paso más introduciendo un nuevo concepto que procede de la estadística: la correlación

Según la definición del concepto, una correlación es una correspondencia o relación recíproca entre dos o más acciones o fenómenos. Extrapolando el concepto a los mercados financieros, podemos hablar de activos correlacionados como a los activos que ante una misma situación de mercado tienen un mismo comportamiento. Este comportamiento puede tener una reciprocidad más o menos fiel o intensa. El grado de correlación nos indica la exactitud de esta correlación.

En el otro extremo encontramos la descorrelación, cuando encontramos dos activos que en mayor o menor grado actúan de forma contraria. Esto nos abre una perspectiva muy interesante, cuando ante prácticamente cualquier situación de mercado tendríamos una parte de la cartera en positivo compensando la otra parte que por descorrelación debería estar en negativo. Si una posición compensa a la otra, esto afecta al riesgo, disminuye la pérdida, pero también el beneficio, cosa que a priori no parece muy interesante para nosotros pero que puede modularse a través de una correcta gestión de los stops de pérdidas. Otro de los factores que es muy importante en la gestión de activos y que viene reflejado en la primera frase de este artículo es la gestión y control del riesgo.

Esto puede ayudarnos en este punto. Trabajando con activos descorrelacionados conseguimos diversificar y disminuir el riesgo. Si nuestros stops-loss están colocados de forma adecuada, nos van a proporcionar un ratio claramente a nuestro favor entre nuestro objetivo de beneficio y el stop-loss de pérdidas, obteniendo un margen interesante en la gestión de nuestras posiciones con un recorrido a la baja sensiblemente menor que el recorrido al alza.

ANOTACIONES SOBRE LA GESTIÓN DE CARTERAS

Con estas premisas podemos diseñar carteras con activos descorrelacionados consiguiendo:

  • Corregir las caídas de unos activos con las subidas de otros
  • Suavizar la curva de resultados
  • Ser rentable en multitud de escenarios ajustando debidamente los ratios de rentabilidad de nuestras operaciones

La evolución de los mercados y su impacto en las valoraciones de activos varían el peso de cada componente de la cartera lo que podría acabar desvirtuando las ponderaciones originales de la cartera.

Gestionar una cartera es más complejo que gestionar activos individualmente. Por eso hay que implementar estrategias de gestión algo más complejas. Uno de los puntos más importantes en esa gestión es cómo adaptamos las carteras a las oscilaciones de mercado para mantener o recomponer la distribución y peso de cada uno de los activos que contiene. Es lo que denominamos rebalanceo.

Queda fuera del ámbito del artículo profundizar en conceptos complejos como el rebalanceo de carteras y el diseño de los algoritmos que las gestionan, pero si que consideramos importante cerrar el post con la introducción a este concepto para que el lector investigue por su cuenta.

EL ORO COMO ACTIVO DESCORRELACIONADO

Si nuestra referencia es la Renta Variable, tradicionalmente se ha buscado la descorrelación con el Oro. El Oro, conocido como activo refugio, estadísticamente acostumbra a tener un comportamiento contrario a los mercados de Renta Variable. Pero es muy importante tener la consciencia de que estas leyes de mercado no son inquebrantables, ni siempre se acaban cumpliendo.

Podemos ver como precisamente en este último periodo el Oro ha tenido un comportamiento más irregular y su descorrelación no ha sido la habitual con la Renta Variable USA (S&P 500). En cambio si que podríamos ver un movimiento contrario más exacto en el BTCUSD. El Bitcoin, la criptomoneda por excelencia, es un nuevo activo de aparición reciente y que casi podríamos decir que busca una ubicación en el mercado. Nosotros en periodos de corto y medio plazo hemos apreciado como momentáneamente se apropia del rol de ‘activo refugio’ o activo descorrelacionado. Veremos si se consolida este papel en el mercado pero es algo que deberemos seguir muy de cerca.

 

Albert Salvany.