COMO ROLAR Y COMO CONSTRUIR LOS GRÁFICOS DE FUTUROS CONTINUOS – PARTE 2 por Sergi Sánchez

En el anterior artículo explicamos la problemática particular que plantea el rolo de los futuros. Estos expiran en una fecha determinada y esto nos obliga a cerrar la posición que tengamos abierta si estamos invertidos. Cerrar la posición en el contrato que está a punto de expirar y abrirla en el “nuevo” contrato que está lejos de su fecha de expiración, es lo que conocemos como rolar. Asimismo, ahondamos en la problemática que plantea la unión de los distintos vencimientos en un mismo gráfico continuo. Si operamos con un futuro como, por ejemplo, el futuro sobre el petróleo (CL, Crude Oil) que tiene vencimientos mensuales, si se quiere disponer de un chart de más de un mes de duración, ya sea para analizarlo o para backtestear sistemas, la única solución que tenemos es unir los distintos contratos. Vimos las tres formas que podemos utilizar para unir estos contratos dependiendo de si ajustamos o no las diferencias de precio que hay entre estos contratos que, dependiendo del futuro, pueden ser de más o menos importancia: Sin ajustar, ajustados por diferencias y ajustados por ratio.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE CADA MÉTODO

Un gráfico sin ajustar muestra los niveles históricos reales a los que cotizó el futuro que operábamos en ese momento, pero distorsiona la forma en que el precio se mueve de un día a otro, ya que la diferencia que se produce en cada unión de contrato a la que estamos obligados cuando un contrato expira, rompe la relación entre los datos. Es útil para ver a qué niveles de precio se negoció realmente el futuro en el mercado, pero probablemente no sirva para mucho más.

Los gráficos ajustados por diferencia mediante backward son el estándar de facto de muchos vendors de datos y plataformas. Preservan la relación de los valores numéricos de cada swing, cualquier nivel de precios pasado estará a la misma diferencia que otro nivel de precios en valor absoluto, pero los cambios porcentuales estarán seriamente distorsionados. Los precios no serán los mismos pero la diferencia entre ellos en valor absoluto sí. No obstante, los precios pueden llegar a ser negativos si el futuro está en backwardation ya que el ajuste backward irá restando a los precios históricos del gráfico continuo, pudiendo llegar a valores negativos. En este caso tenemos que usar forward adjustment o trabajar con datos históricos negativos lo que puede ocasionarnos problemas si trabajamos con sistemas. Recordemos que un futuro está en bacwardation cuando el futuro cotiza a un precio menor que el precio spot o de contado. Esto también provoca que los vencimientos más alejados en el tiempo coticen a menor precio que el actual o, lo que es lo mismo, que los vencimientos anteriores sean superiores al actual. Así, el ajuste backward resta una cantidad al histórico en cada vencimiento y de ahí que el histórico continuo ajustado tienda a 0 o incluso a valores negativos como pasa con el futuro de la soja. El chart 1 muestra justamente este caso.

Chart 1: Gráfico en velas mensuales del futuro continuo sobre la Soja ajustado backward por diferencia. Nótese como tiene valores negativos en la parte izquierda del chart.

Los gráficos ajustados por ratio mediante backward mantienen los cambios porcentuales entre dos precios cualquiera, pero los valores numéricos se desajustan, no mantienen la relación en valores absolutos, justo al revés que el ajuste por diferencia.

Obviamente, no se pueden corregir ambos problemas, o bien mantenemos estable la variación porcentual o bien la diferencia en valores absolutos. Hay que elegir uno. Con estas discrepancias en mente, consideremos algunos aspectos clave tanto para los desarrolladores de sistemas como para los chartistas.

CHARTISMO

Un chartista, entre otras cosas, analiza la estructura de los precios, su tendencia, si se superan los mínimos o los máximos, si se generan soportes o resistencias relevantes, etc. Magnitudes que pueden variar enormemente si ajustamos o no los gráficos. Un chartista querrá que el gráfico que analiza sea lo más representativo posible de lo ocurrido en el mercado, que no es otra cosa que la acción de la oferta y la demanda.

Es cierto que ajustar el gráfico hará que los precios históricos no sean los que cotizaron entonces y por tanto el efecto memoria al que se alude en determinados precios estará en cuestión.

El chart 2, 3 y 4 recogen los gráficos continuos del futuro del bund, no ajustado, ajustado por diferencias y ajustado por ratio.

Parecen activos distintos, pero todos son gráficos del futuro del bund en velas mensuales desde enero de 1999. Las diferencias son realmente notables:

Tabla 1: Comparación entre mínimos y máximos históricos del futuro del BUND con los 3 ajustes distintos.

La diferencia en la magnitud de las subidas es enorme, pero nótese como también el aspecto del gráfico es otro, la “sensación”, la forma de subir parece distinta. Los swings se ven de magnitud diferente, especialmente en la parte inicial del gráfico donde el chart no ajustado parece en lateral y en realidad los precios subieron con fuerza como se ve en los charts ajustados.

El BUND no ajustado sube un 76.41% desde los mínimos mientras que el ajustado por diferencia lo hace un 263.49%. ¿Cuál tiene razón? El más cercano a la realidad en cuanto a la dimensión de la subida probablemente sea el ajustado por ratio que se anota un 158.32%, pero ninguno está mal, son representaciones distintas de una misma realidad y depende del objetivo que persigamos puede servirnos mejor uno u otro.

Chart 2: Gráfico continuo del futuro del Bund SIN AJUSTAR en velas mensuales

Chart 3: Gráfico continuo del futuro del Bund AJUSTADO POR DIFERENCIA en velas mensuales.

Chart4: Gráfico continuo del futuro del Bund AJUSTADO POR RATIO en velas mensuales

Tienes que entender la metodología de rolos que tu proveedor de datos está aplicando. Algunos permiten configurar los criterios para el rolo. La elección de la fecha de rolo, los meses a incluir y la metodología de ajuste puede resultar en multitud de gráficos posibles para cualquier mercado.

Para los analistas técnicos, muchos de estos problemas podrían resolverse utilizando precios al contado o un gráfico de precios no ajustados para una parte de su trabajo y ajustados para otra. No obstante, en términos generales es mejor usar gráficos ajustados para el backtest de sistemas.

BACKTESTING DE ESTRATEGIAS

Si se está haciendo un backtest, un factor a considerar es como contabilizamos nuestros resultados. ¿Usamos ticks, puntos o porcentajes?

Relacionado con esto, importa cómo hacemos nuestros cálculos en el sistema. ¿Qué tipo de stops usamos, porcentuales o en valores absoluto? ¿Dependen de un indicador como por ejemplo el ATR? ¿Qué ATR usamos?

Si mides tus resultados en dólares y pones tus stops en dólares probablemente un ajuste por diferencias será la mejor opción. Sin embargo, si calculas tus ganancias y pérdidas en porcentajes, será mejor usar un contrato ajustado por ratios.

Hay quien defiende que es mejor no ajustar los gráficos, pero esto hace que los indicadores que usemos estén totalmente distorsionados y den valores incorrectos. Algunos pueden mantener su desajuste mucho tiempo, todos los que usan acumulación o un factor smoothing o suavizado en su cálculo. Por ejemplo, una media exponencial no se suele calcular como se hace con una aritmética, esto es, sumando todos los valores y dividendo por el número de ocurrencias. Las medias exponenciales se suelen calcular usando el valor de la barra anterior y aplicando un multiplicador o factor smoothing. Así, el “salto” que provoca la barra en que se cambia de vencimiento puede provocar una distorsión que durará más tiempo que el periodo de la media. Esto afecta a más indicadores de los que creemos, ADX. ATR, RSI, estocástico, etc. No pensemos que, si uso un ATR de 10, 10 velas después del vencimiento el valor ya es correcto, puede no serlo dependiendo del tamaño del “falso gap” provocado por la unión de vencimientos.

No obstante, ajustar también puede plantearnos algunos problemas, pero la mayoría se solucionan con un correcto entendimiento de nuestra estrategia y del gráfico utilizado. Utilicemos el Average True Range, ATR, como ejemplo para ilustrar los distintos efectos de cada tipo de ajuste. El ATR es un indicador muy utilizado para medir la volatilidad de los mercados, que calcula el rango medio que tienen n velas, midiendo la diferencia entre el máximo y mínimo de cada sesión siempre que el máximo no sea menor que el cierre anterior y el mínimo mayor que el cierre anterior, en estos casos el rango se tomaría desde el cierre para incluir los gaps.

Si ajustamos los charts por diferencia backadjusted, que es el standard de la industria, el ATR no sufrirá ninguna variación. El valor del ATR de una determinada fecha histórica tendrá el mismo valor que tenía examinado en cualquier momento. Los precios diferirán de sus valores históricos, no veremos los mismos niveles que vivimos en ese momento en tiempo real, pero como el máximo, el mínimo y el cierre se desplazan todos por el mismo valor absoluto, el ATR no se verá afectado por el cambio de los precios. Por lo tanto, todos los valores de ATR seguirán siendo válidos a lo largo del gráfico ajustado backward o retroajustado. Claro, el valor del ATR será el mismo, pero su relación con el precio no, pero eso lo veremos más adelante.

Sin embargo, el ATR no será válido si en vez de ajustar por diferencia ajustamos por ratio, pero tampoco si no ajustamos, por supuesto. En un ajuste por ratio backward el ATR solo será el mismo si usamos un ATR porcentual, esto es un ATR desestacionalizado. Por ejemplo, dividiéndolo por la media de cierres del mismo periodo de ATR.

La siguiente tabla muestra el valor que tenía el ATR de 14 días y su variación en valor absoluto y porcentual en el futuro del bund, en dos momentos del histórico aleatorios y para los 3 tipos de ajustes que hemos visto, por diferencia, por ratio y sin ajustar:

Tabla 2: Valores del ATR de 14 días y su variación en valor absoluto y porcentual en el futuro del bund

Nótese como los valores del ATR son iguales entre el gráfico ajustado por diferencias y el gráfico no ajustado.

La siguiente tabla muestra el precio que tenía el Bund en cada uno de estos momentos:

Tabla 3: Valores del futuro del BUND

Como es lógico, son claramente distintos, todos ellos. En cambio, hemos visto en la tabla 2 como el ATR da exactamente lo mismo en el grafico ajustado por diferencia que en el no ajustado a pesar de ese cambio de precio.

La siguiente tabla muestra el valor que tenía el ATR porcentual de 14 días (medido respecto al cierre de los anteriores 14 días) con los distintos ajustes en el futuro del bund y su variación en valor absoluto y porcentual en los mismos momentos que las tablas anteriores:

Tabla 4: Valores del ATR porcentual de 14 días y su variación en valor absoluto y porcentual en el futuro del bund

 

En este caso, los ATR coincidentes son entre el chart no ajustado y el chart ajustado por Ratio. Esto es así porque ahora estamos usando un indicador que usa cálculos porcentuales, relativos, y en ese caso, el ajuste que mantiene esa relación es el ajuste por ratio.

En el chart 5 puede verse el futuro del Bund en velas mensuales y ajustado por diferencias, con los dos ATRs que hemos usado para hacer esta comparativa. Nótese como el ATR porcentual desestaciona el indicador al eliminar el efecto subida por el factor precio.

Chart 5: Gráfido del futuro del BUND en velas mensuales ajustado por ratio

DUDA RAZONABLE

El ATR absoluto parece problemático porque la volatilidad es función del precio. En el chart 2 se ve muy claro este efecto. El ATR sube o baja por dos vectores, uno la volatilidad o rango de las sesiones y otro la base que tiene el precio. El ATR absoluto no da el mismo valor en un activo que tiene base 10 que otro que tiene base 1000, obvio.

Si hace 10 años el precio era de 100 dólares con un ATR de 20 y en cambio hoy tenemos un precio de 1000 y un ATR de 80, ¿podemos decir que hay más volatilidad hoy que hace 10 años? Simplificando mucho, la volatilidad hace 10 años era del 20% y hoy del 8%. Por tanto, en términos absolutos la volatilidad es mayor hoy, pero en términos relativos fue mayor hace 10 año. En las tablas 2 y 4 se aprecia este efecto y qué tipo de ajuste muestra el valor correcto.

En lo que respecta a nuestros resultados por la negociación de futuros, si sólo nos preocupan los ticks de movimiento, el valor monetario en valor absoluto, el ATR podría ser un buen indicador para medir la volatilidad, medido en un chart ajustado por diferencias. En cambio, si nos preocupa el potencial de ganancia de nuestra cuenta o el riesgo total de nuestro trading, entonces un ATR porcentual o un porcentaje sobre el precio sería una medida importante en un chart ajustado por ratio.

 

Sergi Sánchez

CEO de Sersan Sistemas

Abrir chat