CÓMO ESCOGER EL BROKER por Albert Salvany

Una de las primeras decisiones que debemos tomar como nuevos traders es escoger nuestro broker. Muchas veces el trader novel no tiene el suficiente bagaje ni conocimiento para identificar la mejor opción. Esta es una situación propicia para algunos brokers que se aprovechan de este desconocimiento para captar nuevos clientes.

Para ello utilizan herramientas y recursos del marketing tradicional. Todos hemos visto promociones de regalos en entidades bancarias, y estamos viendo como esta práctica se ha extendido a brokers que intentan captar nuevas cuentas mediante bonos o distintos tipos de regalos promocionales.

Hoy vamos a hablar de brokers, y vamos a intentar dar algunas referencias que nos pueden servir de utilidad a la hora de elegir nuestro intermediario para operar en el mercado.

LEGALIDAD Y REGULACION.

Sin duda, a la hora de hablar de brokers es conveniente establecer un paralelismo con nuestra propia actividad en el trading. Nuestra prioridad debe ser siempre el control del riesgo, y en este caso como riesgo nos referimos a la fiabilidad que puede tener ese broker, Antes de nada, hemos de entender que el hecho de abrir cuenta en ese broker y transferir ese dinero a sus cuentas, nuestro capital pasa a estar en una cuenta de su titularidad. Otra cosa es que a nivel interno conste el apunte de que esa cantidad de dinero nos corresponde a nosotros como clientes.

Por todo ello, y dado que nos encontramos en un sector y un mercado hiperregulado, cobra especial importancia cuando estamos escogiendo un broker la regulación a la que está sometido. Y en este punto ya empieza el primer escollo importante porque es fundamental que sepamos distinguir entre dos posibilidades distintas: la regulación o el registro.

Registro de entidades 

Para todo aquél broker que quiera operar en España, y con clientes de esta nacionalidad, es preceptivo como mínimo que la persona jurídica en cuestión esté registrada ante el correspondiente organismo de control normativo. Éste es un primer dato importante: cualquier broker que quiera operar en el país debe estar registrado en la CNMV, el organismo regulador. El registro formaliza la presencia de la entidad en el mercado local y al dejar constancia de ésta actividad permite también un seguimiento y monitorización de la misma por parte de la entidad. Así mismo el denominado “pasaporte” de la entidad implica implícitamente que la entidad registradora reconoce la entidad del regulador al que la entidad está sometido.

La casuística por la cual entidades reguladas en Chipre y Malta operan aquí es precisamente por este caso, dado que son entidades reguladas en un territorio de la UE, y que por tanto son reconocidas por el regulador español y accede a su registro.

Regulación de entidades

A diferencia del status anterior y para simplificar la entidad puede estar regulada por la CNMV, hecho que tiene otras implicaciones de más calado respecto a las entidades simplemente registradas. Una entidad regulada está sometida de forma completa a la legislación española sobre entidades y agentes financieros

Por todo ello, es de vital importancia que, sea cúal sea el broker con el que trabajemos, sea una entidad como mínimo registrada en la CNMV, hecho que podemos comprobar accediendo a la página web del regulador (www.cnmv.es) y realizando la correspondiente consulta que nos devolverá el código de registro. En este caso, no debemos conformarnos con esto, sino que debemos ver el regulador del broker en cuestión.

Es decir, nos podremos encontrar con un caso habitual que es el de un broker que está registrado en CNMV de forma correcta, hecho que le permite operar de forma legal y tener una vinculación con un regulador que genera confianza, pero que está regulado en algún otro país con leyes o control más laxos. La confusión entre los conceptos de registro y regulación da cobijo a esta serie de prácticas que no son normalmente correctamente percibidas por los clientes pensando en que es suficiente con trabajar con un broker registrado para tener todas las garantías.

Por tanto, es muy conveniente asegurarse de que nuestro broker no está sólo registrado en un país cuya regulación ofrece garantías y protección adecuada al inversor retail, sino que también está regulado por esa misma legislación. Sería conveniente evitar brokers registrados en CNMV pero regulados en ubicaciones con control más laxo.

¿Eso quiere decir que no podamos trabajar con brokers registrados en España, pero con regulación en otros países? rotundamente no. Va a depender de la regulación a la que están sometidos. En principio todos los brokers regulados en países europeos de cierta importancia (España, Francia, Alemania), USA, Reino Unido, Japón o Australia deberían todas las garantías desde el punto de vista regulatorio.

Como hemos comentado, en todos los reguladores tenemos actualmente mecanismos para validar y verificar el status de nuestro futuro broker, y es una práctica que deberíamos acostumbrarnos a hacer de forma habitual. También a través de este método podemos comprobar la existencia de multas o sanciones mediante acceso al correspondiente registro, una herramienta que puede ser de mucha utilidad. En el caso español, accediendo a la web de la CNMV y buscando una entidad concreta, tenemos un apartado que describe los servicios ofrecidos por el propietario de esta licencia.

Gestión de capitales

Otro aspecto a considerar al elegir nuestro broker ya depende más de su forma de gestionar el capital de sus clientes y de su solvencia. En este punto debemos puntualizar diferentes aspectos a tener en cuenta. Muchos clientes se quedan únicamente con el nombre del broker y su regulación y condiciones, pero existe un aspecto interesante a conocer, ya que, si bien la gestión de nuestros fondos la realiza el mismo broker, lo hace siempre a través de una entidad bancaria, la depositaria.

Ya habréis deducido que cualquier problema de solvencia que pueda afectar a ese depositario nos afectaría a nuestra cuenta, así que no está de más informarse en que entidad financiera el broker tiene depositados los fondos e informarse de los mecanismos de cobertura y protección de los mismos que tiene la legislación a la que esta entidad depositaria está sometida, vinculada a su país de origen.

En la mayoría de los casos, los brokers trabajan con las llamadas cuentas omnibus. Una cuenta omnibus tiene ciertas características que deberíamos conocer:

  • Por definición, una cuenta omnibus está bajo la titularidad del broker y allí acumula todos los saldos de las cuentas de sus clientes. En una contabilidad aparte, consta la división de este capital total en las cuentas individualizadas por cliente.
  • Esta titularidad única permite reducir de forma considerable los costes de transacción al gestionar de forma global toda la operativa del broker
  • De cara a las cámaras de compensación de los distintos mercados, es claro que el titular de la operación es el broker, y por tanto él es el que asume delante del liquidador el riesgo de contrapartida, y es a él al que se le exigirán las obligaciones como tal (Recordemos el caso del crack del franco suizo en el 2015, en el que el broker debía asumir las pérdidas de los clientes, independientemente de que luego él exigiera a los mismos la reposición de esos fondos)
  • El principal riesgo de este tipo de cuentas es que, de forma ilegal, no se produjera lo que se conoce como segregación de los fondos, es decir que los fondos de los clientes fueran utilizados para otros fines, dentro de la operativa del broker.

Por tanto, este planteamiento hace necesario también intentar averiguar en la medida de lo posible, las condiciones de solvencia del broker. Cómo más solvente sea, más improbable es que nos veamos envueltos en un caso de prácticas fraudulentas con los fondos de los clientes. En el caso europeo, esto es más complicado, pero en brokers regulados en USA, tenemos acceso de forma periódica a información proporcionada por la CFTC (US Commodity Futures Trading Comission), en la que podemos ver ciertos detalles de la contabilidad de los intermediarios. En su web, en el apartado de Datos de mercado y Análisis tenemos una opción de Datos financieros de FCM’s en el que nos muestra en un pdf la columna Excess Net Capital que define el capital que el broker tiene disponible, exceptuando el legalmente comprometido. Es un buen indicador de su solvencia.

Escoger el broker se demuestra que es una decisión muy importante para nuestro futuro inmediato en el mercado, no exenta de dificultad. Pero tomándonos la decisión con calma e intentando ser objetivos obviando regalos y promociones, podemos llegar a identificar un abanico de brokers de confianza entre los que tomar nuestra decisión final.

Albert Salvany.