Análisis de mercados Verano 2019 por Albert Salvany

Mario Draghi. Economista italiano y presidente del BCE desde Noviembre de 2011. Este próximo Otoño finaliza mandato cumpliendo los 8 años al frente de la institución financiera más importante de la UE y tendrá que abandonar el cargo. Tiene un extenso curriculum:

  • 1985-1990. Director Ejectivo Banco Mundial
  • 2002-2006. VP Europa Goldman & Sachs

Este italiano de aspecto afable y tranquilo ha pilotado la institución en el momento más difícil de su breve historia. Es bien conocida su intervención a raíz de la crisis del 2008, en la que, con una simple frase logró cambiar el mercado, sin invertir un solo Euro.

10 años después, la crisis no se ha digerido totalmente, y la continua aplicación de planes de estímulo nos ha dejado un sistema económico y unos mercados que se han acostumbrado a una excesiva liquidez. Draghi es un fiel seguidor de esta doctrina, y no dudó en aplicar un potente Plan de Estímulo a la economía de la zona Euro ayudando a parar el impacto de la crisis. Pero el proceso de globalización por el que está pasando la economía mundial ha propiciado que Europa se haya instalado en este páramo de poca inflación y poco crecimiento, de difícil salida.

Draghi ha ido replicando los movimientos de la Reserva Federal, en lo que se debe suponer que ha sido una maniobra coordinada. Ha insistido repetidamente en que no hay problema en seguir aplicando medidas de estímulo.

De esta forma arrancó el QE (Quantitative Easing) en Europa, un programa de compra de activos que pretendía facilitar liquidez a los mercados… y hasta ahora.

Recientemente se ponía fin a este plan (Diciembre de 2018), avanzando así una mejora de la economía. Pero el esperado repunte de la inflación no se ha producido. Y … ¿Cómo le ha ido al Euro en este periodo? Pues mirando su cruce con el USD vemos una clara depreciación.

Pero parece que todas estas medidas no han sido suficientes y el dato de referencia para el BCE, la inflación en la zona Euro, parece que no da signos de recuperación alejándose del objetivo del 2% y las previsiones se revisan a la baja.

Pese a estar a las puertas de su retirada como presidente del BCE, Draghi ha dejado claro que no le temblará el pulso hasta el último momento, así hace unos días en un fórum económico en Portugal, hablaba de la aplicación de nuevas medidas de estímulo. El margen en estos momentos es muy reducido, con unos tipos al 0% en Europa, pero Draghi parece no descartar la reducción de tipo o la aplicación de otros estímulos.

Cualquier movimiento en este sentido podría causar una medida que impactaría directamente en los consumidores: Veremos como actúa el sector bancario si el BCE empieza a cobrarle más por sus depósitos. Podríamos empezar a ver entidades que cobren a sus clientes por sus depósitos, algo nunca visto hasta ahora.

Y es que esta situación de tipos negativos se está extendiendo como una gran mancha y ya afecta a muchos activos de Renta Fija, algo totalmente significativo y que puede mover de forma importante los precios de las divisas.

Veremos lo que sucede, pero de entrada vemos unos índices USA que no han logrado romper la zona de máximos anterior, mientras que tenemos un Index Dollar que ha virado a la baja. Normalmente con el descenso del Index Dollar deberíamos ver alzas en la Renta Variable, pero estas alzas no han tenido continuidad por ahora.

Y a todo esto, podemos ver como el activo tradicionalmente considerado como activo refugio, el Oro, ha tenido un importante ascenso rompiendo máximos. Podemos ver el mismo perfil de precio en el Bitcoin, cosa que plantea una interesante pregunta: ¿Estamos ante la consolidación de la criptomoneda más importante como activo refugio? Por ahora los gráficos insinuarían este punto.

Como conclusión y teniendo en cuenta el contexto geopolítico (guerra comercial China-USA, posibles crisis con Irán en Oriente Medio), estamos ante una situación compleja y a las puertas de periodo de verano que normalmente supone una reducción del volumen de negociación.

Mucha atención a decisiones de la FED y el BCE que podrían articular medidas destinadas a estimular la economía y que tendrían un impacto inmediato en los mercados.

 

Albert Salvany.