3 COSAS A TENER EN CUENTA PARA DESARROLLAR UN TRADING DE ÉXITO por Albert Salvany

Los inicios de cualquier trader en el mundo de la inversión acostumbran a ser muy duros. Cada trader tiene su historia con sus características especiales que la hacen única comparada con el resto. De siempre hemos destacado la característica tan específica de esta actividad, muy referida y centrada en el trader que está operando, cosa que hace que sea una actividad individual.

Existen multitud de sentencias que se refieren a esta característica y singularidad especial de una estrategia de trading lo que hace que difícilmente sea extrapolable de un trader a otro.

Todas estas conclusiones están dictadas por la experiencia, aunque me temo que en muchas ocasiones se utilizan como una útil herramienta para justificar formas de actuar en el mercado que no tienen una base sólida. Siempre se puede alegar que es mi forma particular de operar….

Y este precisamente es un enorme problema, porque en demasiadas ocasiones, este tipo de respuesta da una cobertura y proporciona un argumentario al trader para seguir actuando de una forma que quizás no sea rentable.

¿Realmente no existe un patrón que podamos utilizar para crear nuestra propia manera de ver el trading?

Dado que la definimos como una actividad muy adaptada a la personalidad del trader, podemos llegar a pensar en que realmente ese patrón no se puede definir. La psicología en el trading es fundamental, especialmente cuando hablamos de trading discrecional o manual, que es donde tiene mayor impacto.

A pesar de todo lo que hemos argumentado, nosotros creemos que, sí que puede establecerse ese patrón, y que a pesar de que la estrategia, la visión de mercado o lo que conocemos por operativa de un trader, debe ajustarse lo más posible a su personalidad y por lo tanto es singular, también es igual de cierto que deben cumplirse ciertas premisas para desarrollar y concebir una operativa con posibilidades de éxito.

¿Cuáles son esas premisas?

Nosotros las hemos resumido en tres puntos, que creemos que son fundamentales para poder construir una operativa robusta y estable

  1. Identificación del tipo de estrategia a desarrollar y de sus principios fundamentales. A pesar de que cada estrategia guarda multitud de características que la hacen diferente al resto, si que es cierto que podemos agrupar las diferentes estrategias o visiones de mercado en torno a lo que buscan del mercado o de la casuística en que operan. A grandes rasgos, podemos distinguir pautas comunes en estrategias de un mismo tipo o familia. Esas familias serían:
    1. Estrategias de rango. Se activan o operan en periodos laterales de la cotización, normalmente en movimientos conocidos como de reversión a la media. Apropiadas para activos que pasan gran parte del tiempo en esa fase del mercado sin una dirección determinada y cuando se toma esa dirección, la amplitud de los movimientos de precio no supera ampliamente la amplitud del movimiento de rango
    2. Estrategias tendenciales. De forma contraria a la anterior, estrategias cuyo objetivo es aprovechar los movimientos de tendencia del mercado. Cuando el precio de un activo sufre un cambio de comportamiento en el precio y este toma una dirección determinada durante un lapso considerable de tiempo. Es importante que el periodo alcista o bajista tenga bastante extensión, dado que si operamos todo el recorrido los beneficios serán importantes y llegarán a compensar las operaciones falsas que el sistema producirá, al intentar captar el inicio del movimiento
    3. Fundamentales. Basadas en los momentos de alta volatilidad que provoca la aparición de noticias en el mercado, tanto las que su anuncio está planificado de antemano como las inesperadas. Se caracterizan con un movimiento muy fuerte de desplazamiento del precio que muchas veces provoca gaps o lo que conocemos como deslizamientos (Cuando el precio de nuestra entrada al mercado difiere significativamente del original en el momento de solicitar la ejecución de la operación)
    4. Volatilidad. Basadas en el análisis del movimiento del precio, acostumbran a guiarse por una estimación estadística de ese rango lo que les permite evaluar las posibilidades de encontrarse ante movimientos importantes de la cotización

Una vez identificado el tipo de estrategia que queremos desarrollar, nos ajustaremos a sus características generales respetándolas en todo momento. Dentro de estas características entra, por ejemplo, diseñar unas condiciones de entrada y salida del mercado óptimas, con una estadística a nuestro favor. Todas estas características no pueden estar sometidas a evaluación o cambio, ya que definen de por sí, que es lo que va a buscar la estrategia en el mercado

  1. Aplicar un sistema de Gestión Monetaria que controle correctamente el riesgo. De forma coordinada con el punto anterior, y en función de las características de la situación de mercado que vamos a trabajar, podremos aplicar una gestión Monetaria más agresiva o una más conservadora. Al estar condicionado este punto con el anterior, tampoco es algo que nosotros consideremos susceptible de grandes cambios posteriores, aunque entendemos que en función de resultados haya que ser un poco flexible en este aspecto. 
  1. Estudiar estrategias de otros traders para buscar puntos de mejora de nuestras propias estrategias de trading. Por último, un punto muy importante que nos permitirá innovar y evolucionar en nuestra operativa. La curiosidad de un trader es una fuente inagotable de conocimiento y de buenas ideas. Un trader nunca deja de estudiar.

Creemos que es una práctica excelente seguir a otros traders y evaluar sus estrategias. El objetivo no debe ser copiar las estrategias, porque ya hemos visto que esto no da buenos resultados. Pero si que muchas veces, detalles o aspectos determinados de una estrategia pueden ser adaptados y utilizados en las nuestras porque dan solución a un problema de funcionamiento, mejoran el existente o nos dotan de más funcionalidades.

Evidentemente, esto es un punto en constante cambio y sometido a constante revisión.

Conclusiones

El trading es una práctica individual, y muy personalizada según el operador. Es muy importante que los conceptos y las características presentes en una operativa estén alineados con la visión de mercado del trader, que ‘busquen’ lo mismo en el mercado. De ahí la dificultad de la simple copia o replicación de estrategias.

Eso no significa que no podamos definir un patrón o unas reglas generales para llegar a desarrollar formas de operar con posibilidades de éxito. Utilizando estas reglas generales seremos capaces de desarrollar estrategias que intentan conjugar la disciplina y coordinación necesaria entre estrategia y trader con la posibilidad de innovación y cambio.

Sigue y aplica estos tres consejos y tienes una buena metodología en la que basar tu desarrollo de tu operativa.

Albert Salvany