CRYPTOCURRENCIES, CRYPTOSTOCKS, CRYPTOMARKETS, CRYPTOFUNDS por Jesús Pérez

La palabra Cripto parece haber llegado a los mercados y puede ser la mayor revolución de la historia de la inversión. Dada la dimensión que están tomando estos nuevos mercados los gobiernos han comenzado a reaccionar de una manera proteccionista. No entienden muy bien todo este fenómeno que comienza a tener impacto directo en los flujos de capital y que ha comenzado desplazando al Capital Riesgo.

En unos pocos meses, el Capital Riesgo ha perdido el monopolio de la inversión en startups que se ha democratizado a cualquier inversor. De manera que la inversión en estas empresas se está desplazando a una impresionante masa de inversores que antes no tenían acceso a estas oportunidades.

Un tipo de inversor que entra sin todo el conocimiento necesario y que probablemente invertirá de una forma poco profesional. Si esta corriente sigue nos encontraremos con que las futuras empresas que deberían cotizar en el Nasdaq inicialmente cotizarán en estos mercados distribuidos de blockchain donde cotizan.

El mercado de las Criptodivisas ahora se ha convertido en un mercado también de Criptoacciones. Un mercado que capitaliza 140 Billones y tiene a 1.100 CryptoAcciones.

¿Estamos ante algo nuevo? En cuanto a inversión realmente no cambia nada, invertimos en empresas que analizaremos y que tendrán tendencias en función de sus resultados, de cuánto ganan en cryptodinero. Y actuaremos de la misma forma como inversores.

Lo que cambia es que ahora podremos acceder a cualquier mercado del mundo y prácticamente sin comisiones. Podremos comprar además a partir de céntimos de acciones de una empresa. En algunas incluso podremos votar y decidir cosas. Incluso es posible que vayamos al supermercado y por comprar en un comercio nos ofrezcan unos céntimos de esa empresa. Porque ahora eso ya no tiene coste y la empresa podrá decidir premiar a sus clientes con acciones de la empresa en lugar de con descuentos.

Cambiarán muchas cosas en las empresas, pero como Sersan el único cambio es que tendremos que mirar en otros mercados diferentes, que es posible que en el futuro también estén supervisados, pero que nos van a proponer retos similares con menores comisiones y sobre todo pudiendo acceder a cualquier activo del mundo sin diferencia si es nacional o no.

Puede parecer futurista, pero los últimos meses se ha invertido 2.2 Billones en estas nuevas criptoacciones. Es decir está pasando.

Jesús Pérez