ARTÍCULO SEMANAL 12-May-2017

El valor oculto del trading algorítmico por Albert Salvany

De forma tradicional, la imagen de un trader siempre se asocia a una persona pegada a la pantalla vigilando de forma muy atenta todas las posiciones que tiene abiertas. Sin duda, y guardando las distancias, el cine y la TV han contribuido a crear este estereotipo. Pero si hablamos del llamado trading retail, ósea el trading de particulares, esta seguramente será una rutina y una forma de trabajar muy extendida entre los traders. Ya sabemos todos lo “traidor” y rápido que es el mercado y, por tanto, no podemos dejar de monitorizarlo ni un instante.

Seguramente en conversaciones con traders con distinto nivel de experiencia siempre saldrán episodios en este sentido mostrando la necesidad de controlar nuestra operativa de forma exhaustiva. Este retrato lo hemos escuchado la mayoría o incluso lo hemos vivido en nuestras carnes.

Sin embargo, esto no deja de ser una cara del trading y una forma de plantear nuestra operativa ante el mercado. En los últimos tiempos, el cambio tecnológico ha empezado a imprimir un fuerte impulso a la evolución y popularización del trading como actividad de inversión y dentro de este contexto hemos visto la irrupción de nuevas formas de ver esta actividad, formas que estaban presentes en un trading más institucional y que suponían un elevado coste, como el trading algorítmico.

La popularizan de las plataformas para el público retail ha puesto al alcance del operador independiente la posibilidad de desarrollar un trading que va más allá de lo nunca concebido hasta ahora. Un trading que ofrece interesantes posibilidades y que facilita la automatización de muchas tareas permitiendo el desapego de nuestras amadas pantallas de trading.

El trading algorítmico, o el desarrollo de sistemas de trading a través de sistemas informáticos rompe con algunas de las limitaciones del llamado trading manual o discrecional y con algunos de sus mantras:

  • El hecho de automatizar la operativa hace que no sea necesaria una presencia continua del operador delante del gráfico. Conseguimos disociar la metodología y realización de la operativa de su momento de ejecución.
  • Es el sistema el que realiza la operativa en tiempo real, y por tanto descarga al operador de una gran porción de la carga psicológica que implícitamente exige una actividad como ésta.
  • El desarrollo de sistemas algorítmicos favorece la gestión totalmente estanca e independiente de diferentes estrategias, sin influirse o afectarse unas a otras, a diferencia de la operativa discrecional en el que desarrollar diferentes operativas es algo sumamente complejo.
  • Mediante sistemas podemos trabajar con un catálogo de activos prácticamente ilimitado pudiendo gestionar muchas más posiciones para una estrategia de forma simultánea, ya que las decisiones se toman de forma totalmente automatizada.

Pero esta enumeración de ventajas no engloba lo que para mí son las diferencias esenciales entre operar de forma manual y discrecional u operar a través de sistemas automáticos de trading, y que es un factor decisivo para considerar como definitiva la decisión de operar a través de sistemas de trading:

  • La validación de sistemas se hace a través de distintos procesos, como el Backtesting de datos históricos. El hecho de poder trabajar con rangos de datos históricos de una forma totalmente escalable nos permite ver como nuestra estrategia se hubiera comportado en distintas situaciones de mercado obteniendo de forma inmediata estadísticas significativas de nuestra estrategia con un volumen de datos importante.
  • Esta forma de trabajar favorece que el trader desarrolle una nueva visión de la operativa más basada en el comportamiento de la estrategia en su conjunto.

Este último punto es un importante factor diferencial. En el caso del operador manual, la concentración absolutamente necesaria en la operativa hace muy complejo que el trader tenga la perspectiva necesaria para poder apreciar la estrategia desde un punto de vista global, sobre todo desde el vertiente psicológico. En cambio lo más habitual es focalizar la atención en las operaciones abiertas en ese momento o en las cerradas recientemente.

Esta situación hace que nuestra percepción acerca del rendimiento actual de nuestra estrategia pueda ser muy distinta en el caso de que operemos de forma discrecional o automática, dado que en el primer caso lo más probable es que el operador se focalice en operaciones abiertas en este momento o cerradas en un periodo corto de tiempo y en el segundo caso podemos tener una visión más completa del comportamiento y rendimiento de nuestra operativa, pudiendo de una forma más sencilla y clara comprobar el rendimiento de nuestra estrategia.

Por tanto, el cambio significativo más importante al usar el trading algorítmico viene dado porque el trader algorítmico trabaja y piensa a nivel de conjunto, a nivel de estrategia. En contraposición, el trader discrecional es mucho más probable que acabe trabajando a nivel de operación u operaciones activas en ese momento y su percepción del rendimiento global de la estrategia se diluya.

Esta diferencia de concepto en un trader manual puede acabar afectando de forma clara a su comportamiento mientras opera y por tanto dificulta que pueda mantener una operativa constante en el tiempo. Sin duda es una ventaja competitiva decisiva bajo nuestro punto de vista para decidir introducirnos y trabajar en trading algorítmico.

Albert Salvany